Juicio Guillermo Acedo C/IBM Argentina

Portada del sitio > INADI > Presentacion ante el INADI del caso de discriminación

Presentacion ante el INADI del caso de discriminación

Miércoles 10 de agosto de 2005, por administrador

Lomas de Zamora, 10 de agosto de 2005

Sres
Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI)

Me dirijo a ustedes para efectuar una denuncia contra la Empresa IBM Argentina SA, con sede en Ing. Butty 275 de esta Capital por discriminación contra mi persona, mientras me desempeñaba como empleado de dicha compañía. Mi nombre es Guillermo Acedo, DNI 13.685.007, y a continuación informó sobre la discriminación sufrida a partir del dia 14 de septiembre del 2004 hasta la fecha.

Trabajé durante 25 años en IBM Argentina como empleado efectivo (legajo Nro 000702) en diferentes tareas con una buena calificación profesional. Durante el tiempo que trabajé en la empresa, si bien nunca había sido notificado oficialmente, se me había comentado que no estaba permitida la actividad gremial en la empresa. De parte de la misma además, nunca fueron permitidos los reclamos salariales y de mejoras de condiciones de trabajo de parte de los trabajadores en forma conjunta, este reclamo colectivo era desalentado y descalificado por los diferentes niveles gerenciales y por la oficina de Recursos Humanos; como contrapartida la empresa aplicó diferentes políticas con el personal a fin que su los trabajadores no se agremien, otorgando beneficios que en los últimos años fueron unilateralmente quitados.

Durante el tiempo que trabajé en la empresa realicé diferentes actividades sociales voluntarias, fuera del horario de mi actividad laboral, principalmente en el Servicio Paz y Justicia (Serpaj) y en los últimos años en la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) como afiliado directo, ya que no estoy afiliado a un gremio de base por los motivos que antes mencioné. Estas actividades, debido a mis funciones en esas organizaciones, eran de conocimiento publico e incluso muchas veces fueron comentadas por mi en espacios informales a mis compañeros de trabajo. En agosto de 2003, en el proceso de elecciones internas en la CTA, fui elegido como miembro de la mesa de conducción de la CTA en el distrito de Lomas de Zamora, desempeñándome a partir de entonces como vocal de la junta ejecutiva de dicha organización gremial.

Desde octubre de 2003 y hasta septiembre del 2004 como parte de mi actividad sindical acompañé solidariamente el conflicto de los trabajadores despedidos de Bridgestone-Firestone pertenecientes al Sindicato Único de los Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA). Luego de casi 11 meses de este conflicto, puntualmente el día sábado 4 de septiembre de 2004 al mediodía fui filmado por las cámaras de televisión mientras el cuerpo de infantería de la policía de la Provincia de Buenos Aires desalojó los portones que estaban bloqueados por los trabajadores desde el día anterior. Esto fue transmitido en los noticieros de Canal 7 de aire y por los canales de cable Crónica TV y Canal 26 en reiteradas oportunidades. En dichas transmisiones aparezco fácilmente identificable y tuve comentarios de ello incluso por compañeros de trabajo.

El día 14 de septiembre fui citado por mi gerente Néstor Maresca, para una reunión de trabajo. Hago notar que normalmente trabajaba desde mi domicilio en lo que ellos denominan trabajo “Mobile”, o sea trabajo fuera de las oficinas de la empresa (teletrabajo). Ese día se me informa que la empresa había decidido prescindir de mis servicios como empleado y se me ofrecía una retribución especial como compensación por mis años de servicio. Cuando le pregunte por los motivos, mi gerente expresó que no era por mal desempeño y que por el contrario para él representaba un gran problema que yo no siguiera trabajando. Me informo que por reestructuración había que despedir a una persona de la división de Sistemas de Impresión, donde yo desempeñaba en Argentina y cuando se requirió a Recursos Humanos sobre quien debía ser esta persona yo era quien "encabezaba la lista de personas calificadas para la desvinculación". Hago notar que una semana antes tuvimos una reunión con la gerencia del sector de Latinoamérica en la que presenté un proyecto de trabajo que se me había pedido para los diferentes países e incluso meses antes mi gerente pidió una persona para que trabaje conmigo ayudándome en estas tareas, por lo que considero que no había un motivo laboral y real para mi desvinculación.

Luego de esta conversación mi gerente me invita a acompañarlo a la oficina de Recursos Humanos para informarme mas detalles de la propuesta. Para mi sorpresa esta reunión no se realizó en las oficinas habituales de Recursos Humanos sino en una de las salas de los subsuelos de la empresa, en el edificio Catalinas. En esta sala estaba presente, además de mi gerente, el señor Carlos Ducau, empleado de Recursos Humanos y apoderado de la empresa, quien me notifica los términos del acuerdo: el ofrecimiento de un monto muy por debajo del despido que me correspondía por ley, ya que se aplicaba para los cálculos el tope salarial del Convenio Colectivo de los Empleados de Comercio, gremio del cual no formamos parte y que era menor a la mitad de mi ultimo salario hasta ese momento. Luego de varias explicaciones Carlos Ducau me dice que "la empresa, para que yo me sintiera “seducido” por la propuesta de desvinculación, me ofrecía un monto mayor para que yo acepte" esta cifra: era de un 1% mas de lo que representaba aplicar el tope salarial y la computadora personal que utilizaba hasta ese momento para trabajar. En ese acto también le informé a Carlos Ducau que por un tema de trámites, hasta el momento yo no había podido retirar un dinero que tenia depositado en Siembra Seguros de Retiros (aproximadamente 23000 pesos) y que faltaba una autorización de la empresa para que lo pudiera hacer, en ese momento y ante la presencia de mi gerente me informa que no había problema, que ese dinero me correspondía y que se comprometía a enviar la carta para que yo pudiera extraer los fondos, cosa que hasta el momento no hizo y se negó sistemáticamente a hacer.

Cuando le dije que no aceptaba el acuerdo se me informa, como forma de presión, que se me iba a "suspender" de mis tareas y pero que si yo antes de 72 hs respondía afirmativamente aceptando el acuerdo, esta suspensión quedaba sin efecto y se me iba apagar el monto del acuerdo inicialmente ofrecido. Ante la reiteración mía de no aceptar el acuerdo se me pide que aguarde y luego de unos minutos, se presenta nuevamente el Sr. Carlos Ducau junto con una escribana pública quien ante mi y mi gerente me lee una nota de la empresa donde se me notifica que a partir del día 1ro de octubre mi salario iba a ser de un 40% menos de lo que percibía y que me se me cambiaba mi actividad laboral por una de menor remuneración y responsabilidades, debido a que no había tareas para asignarme en el área que me desempeñaba, esto en contradicción con lo que realmente sucedía y que antes mencioné. Además se me otorgó en forma unilateral una licencia de un mes con goce de haberes con el pretexto de reestructurar mis nuevas tareas. Esto no fue aceptado por mí y tampoco fue firmada el acta de notificación de la escribana. En ese momento se me pide la credencial de acceso al edificio y la tarjeta American Express Corporativa que les fue entregada así como la computadora personal que no fue reintegrada en ese momento.

En los días siguientes envié un telegrama rechazando la rebaja salarial, el cambio de categoría y la licencia con goce de sueldo que se me otorgó y denunciando que el cambio unilateral en las condiciones laborales era discriminatorio en función de la actividad sindical que desempeño en la Central de los Trabajadores Argentinos. Luego de un largo intercambio telegráfico y varias audiencias en dependencias del Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria (SECLO) donde la empresa admitió la intención de despedirme por mi actividad gremial, la abogada representante de la empresa en nombre de la misma rechazó mis pedidos de reincorporación en las condiciones anteriores al conflicto y me ofreció en dos oportunidades primero el doble de la suma inicialmente propuesta y luego más de 3 veces esa cantidad. En todo este tiempo la empresa me impidió en reiteradas oportunidades el acceso a los edificios de IBM aun para realizar trámites administrativos y firmar los recibos de haberes correspondientes. Finalmente al rechazarse la ultima oferta económica y reiterar mi exigencia de ser reinstalado en mi lugar de trabajo con las mismas tareas y haberes, la empresa me despidió el día 19 de noviembre de 2004 con “justa causa” arguyendo la autoría del sitio en Internet www.ibmdiscrimina.com.ar que la Central de Trabajadores Argentinos confeccionó con motivo de mi despido, con la finalidad de denunciar el hecho y proponer la organización gremial de los trabajadores de la empresa.

Por lo expuesto considero que la empresa tuvo con mi persona actitudes discriminatorias en dos instancias la primera: al proponerme la desvinculación laboral por mi solidaridad expresa con los trabajadores despedidos de Bridgestone-Firestone y la segunda: al proceder a despedirme por ejercer el derecho a mi legitima defensa a través de las herramientas que prevé la actividad sindical e comenzar a organizar un gremio entre los trabajadores de la empresa.

Sin otro particular y quedando a vuestra disposición para cualquier aclaración que sea necesario saluda a Ustedes atentamente

Guillermo Acedo
Legajo de IBM Nro. 000702