Juicio Guillermo Acedo C/IBM Argentina

Portada del sitio > Justicia Laboral > Recurso de Queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nacion

Recurso de Queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nacion

Miércoles 18 de febrero de 2009, por administrador

Excma. C.S.J.N.:

GUILLERMO NORBERTO ACEDO, por mi propio derecho, por la parte actora, en el expediente caratulado “ACEDO, Guillermo Norberto c/ IBM ARGENTINA S.A. s/ Despido” (Expediente n° 5.450/05), con el patrocinio letrado del Dr. Horacio David Meguira (Tº 33 – Fº 912, C.P.A.C.F.), constituyendo nuevo domicilio en Avda. Belgrano 909, Piso 2º, Of. “A”, Capital Federal, a V.E. digo:

I.- Objeto.

Que de conformidad con el art. 285 y ccs. del C.P.C.C.N. vengo a interponer recurso de queja por denegatoria del recurso extraordinario que hubiera sido interpuesto por mi parte contra el fallo dictado por la Sala X de la C.N.A.T., por medio del cual se hubiera resuelto rechazar la nulidad del despido y la reincorporación a mi puesto de trabajo, por entender, el Tribunal de segunda instancia, que el despido dispuesto por el empleador no constituyó un acto discriminatorio.

Se solicita, por tanto, la declaración de admisibilidad de la presente queja y el tratamiento de los agravios dirigidos al fallo dictado por la Sala X de la C.N.A.T., todo ello en orden a las razones que hubieran sido materia de tratamiento en el Recurso Extraordinario impetrado oportunamente y teniendo en consideración el cumplimiento de los recaudos formales y sustanciales que habilitan la intervención de V.E., único medio de reparar la arbitrariedad en que incurriera aquel Tribunal al sentenciar en definitiva los presentes obrados, y en particular por estar en juego los derechos constitucionales invocados y por tratarse de “cuestión federal” en los términos del art. 14 de la ley 48, pese a lo resuelto por el a quo al dar tratamiento al recurso extraordinario interpuesto.-

Asimismo se solicita que, tratados que sean los agravios esgrimidos en Recurso Extraordinario oportunamente interpuesto, se revoque la sentencia dictada por la Sala X de la C.N.A.T., declarándose verificado que el distracto se trató de un acto discriminatorio por parte de la empresa demandada, se resuelva sobre el fondo del asunto debatido en autos, y en consecuencia, se declare la nulidad del despido y se ordene la reincorporación a mi puesto de trabajo.-

II- Requisitos de Admisibilidad:

Se interpuso, en tiempo y forma, recurso extraordinario contra el fallo dictado con fecha 16/09/08 por la Sala X de la C.N.A.T. Dicho Tribunal denegó el mencionado recurso el 30/12/08, notificado a esta parte el 10/02/09. La presente queja, en consecuencia, se interpone dentro del plazo legal (art. 282 C.P.C.C.N.), adjuntándose a la misma las copias que se individualizan en la correspondiente carátula.-

III.- Agravios de la Resolución Denegatoria.

III.1.- Se agravia mi parte por cuanto el Tribunal rechaza el Recurso Extraordinario interpuesto por mi parte en atención a considerar que “no se trata de ninguno de los tres supuestos previstos en el art. 14 de la ley 48, sin que, tampoco se advierta la arbitrariedad denunciada de corresponde”, con fundamento en que “el recurrente se limita a disentir con la interpretación que ha efectuado este Tribunal con relación a cuestiones de hecho y prueba y de derecho común –no federal- y procesal…”.-

Es decir que decide la no concesión de la vía intentada por entender que “los temas involucrados no habilitan la instancia de excepción”.-
Por el contrario, el tema debatido configura cuestión federal suficiente como para dar intervención al fuero de excepción en tanto y en cuanto se ha puesto en tela de juicio la inteligencia de una ley de naturaleza federal, como lo es la nº 23.592, y la sentencia cuestionada es contraria al derecho invocado por mi parte.-

Ello pues en el entendimiento de tratarse de un acto jurisdiccional valido, circunstancia que no acontece a la luz del planteamiento de arbitrariedad de sentencia, doctrina que constituye sustento suficiente para la admisibilidad del remedio federal.-

Ahora bien, no ha tenido en cuenta el Tribunal que, en atención a la necesidad de que las sentencias judiciales en el estado de derecho se ajusten al principio de razonabilidad, llevó ya hace tiempo a nuestro máximo órgano judicial a la creación de una nueva forma de fundamentación para el Recurso Extraordinario, esta es la impugnación por arbitrariedad, que se sintetiza en el principio de que: "Las sentencias deben ser fundadas en forma tal, que constituyan una decisión razonada del derecho vigente, con aplicación a las circunstancias comprobadas en la causa, si este principio no se observa, la errónea fundamentación del pronunciamiento descalifica a este como acto judicial y hace procedente su impugnación por vía de arbitrariedad" (C.S.J.N., sep. 20-967 - Rep. L.L. 128-917).-

Así recientemente esa Excma. C.S.J.N. ha reiterado que “Si bien las cuestiones de hecho, prueba e interpretación de normas de derecho común constituyen temas propios de los jueces de la causa y ajenos por principio a la instancia del art. 14 de la ley 48, corresponde hacer excepción a tal principio cuando el fallo no está suficientemente fundado en las constancias del litigio o carece de la fundamentación necesaria para la validez del acto jurisdiccional” (del Dictamen del Procurador Fiscal que la Corte hace suyo en “Antoni, José E. c/Círculo de la Fuerza Aérea y Otro”, dic. 27-2006) .-

En este mismo sentido, la Procuradora Fiscal de la Nación ha dicho que “En principio, incumbe precisar que los agravios remiten al examen de cuestiones de hecho y prueba y de derecho común y procesal, extrañas -como regla y por su naturaleza- a la instancia del artículo 14 de la ley n° 48. No obstante, V.E. también tiene dicho que ello no resulta óbice para habilitar el recurso cuando se ha omitido dar un tratamiento adecuado a la controversia de acuerdo a los términos en que fue planteada, el derecho aplicable y la prueba rendida. En las condiciones antedichas, el pronunciamiento no constituye un acto judicial válido y debe revocarse (v. Fallos: 311:1656, 2547; 317:768, entre otros)”.-

En este entendimiento es que en las presentes actuaciones resulta configurada la cuestión federal, pues, conforme hubiera sido materia de específico tratamiento en el Recurso Extraordinario impetrado al considerar cada uno de los agravios infringidos a mi parte, la resolución dictada por la Sala X, de la C.N.A.T., se aparta notoriamente de la solución normativa, esto es la ley 23.592; omite una correcta exégesis de las normas invocadas, viola el principio de congruencia al prescindir de un análisis razonado de cuestiones oportunamente introducidas y conducentes para la dilucidación del pleito, no satisfaciendo la exigencia de validez de las sentencias de ser derivación razonada del derecho vigente, con adecuada referencia a las circunstancias de la causa.-
Resulta por demás acotada la consideración efectuada por el Tribunal con respecto a la fundamentación del planteamiento de la arbitrariedad de sentencia al decir que esta parte “se limita a disentir con la interpretación que ha efectuado este Tribunal con relación a cuestiones de hecho y prueba y de derecho común -no federal- y procesal”, sin tener en cuenta que en la sentencia atacada se ha omitido la consideración de pruebas esenciales rendidas en autos, no resultando, por ende, una derivación razonada del derecho vigente. Ello importa la violación de principios y exigencias de raigambre constitucional (art. 18 C.N.) como lo son los de adecuado servicio de justicia y las reglas del debido proceso que han sido expresamente receptados históricamente por la Excma. C.S.J.N. (311:1971; 315:1203; 317:1759; 320:2089; 321:1817; 322:1526; 330:1427).
Por lo tanto, en la presente causa, se ven lesionados derechos fundamentales tales como lo es el de libertad sindical (art. 14 bis y 75, inc. 22, de la C.N.; Convenio Nº 87 y N° 98 de la O.I.T.; art. 8.3 del P.I.DE.S.C. y art. 22.3 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos), el de igualdad ante la ley y a no ser discriminado (art. 16 CN), el de debido proceso, el de defensa en juicio, todos expresamente consagrados en nuestra Carta Magna.-

Asimismo, la decisión adoptada por el tribunal configura un supuesto de gravedad institucional en cuanto la violación de una garantía reconocida en tratados internacionales implica responsabilidad del Estado.

Ello pues, a través de una errónea y dogmática aplicación de normas adjetivas que el Tribunal sentenciante hace primar por sobre la verdad jurídica objetiva, deja firme la sentencia de primera instancia, la cual lesiona en forma mas que palmaria el derecho que me asiste de libertad sindical (art. 14 bis y 75, inc. 22, de la C.N.; art. 3 del Convenio Nº 87 de la O.I.T.; art. 8.3 del P.I.DE.S.C. y art. 22.3 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).-

Surge de manera evidente que la sentencia atacada no provee un análisis razonado de las cuestiones debatidas ya que deja de lado la consideración de elementos de prueba que, resultaban relevantes para la debida solución del litigio. Así pues, nos encontramos con una sentencia que debe ser calificada como sentencia arbitraria.

A sus efectos, es menester puntualizar algunos elementos relevantes y que no fueron objeto de consideración por parte del tribunal sentenciante. Así, ha quedado acreditado que los hechos ocurrieron cronológicamente de la siguiente manera:

1.- El 4 de septiembre de 2004, participé del acto público de actividad sindical frente a la firma Firestone Bridgestone.- (hecho no controvertido).-
2.- Diez días después, el 14 de septiembre de 2004, IBM me ofrece una salida consensuada (hecho reconocido en la carta documento que la accionada le envía al actor el 23 de septiembre de 2004).-
3.- El mismo día y ante mi negativa a firmar la disolución del vínculo por mutuo consentimiento se me notifica la reducción de mi salario, el cambio de categoría profesional y la licencia con goce de haberes, con la evidente intención de evitar mi presencia en la empresa, en una franca actitud antisindical.-
4.- Como respuesta a dicha discriminación, el día 23/09/04 la C.T.A. crea la página web ibm discrimina. El libro de visitas al que hace referencia el a quo, ha quedado demostrado, no ha sido manejado ni dirigido por mi persona, sino libre y anónimo.-
5.- El actor se opone a los cambios, pide la reinstalación en su puesto de trabajo y a fin de demostrar la mas absoluta buena fe para con su empleadora, solicita la intervención del Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria para dialogar con la empresa con el fin de que la misma recapacite y me reinstale (23/09/04).-
6.- Entre la primera audiencia ante el conciliador laboral, 7 de octubre de 2004 y la última de cierre sin acuerdo, el 12 de noviembre de 2004, se me prorrogaron las licencias con goce de sueldo sin ninguna causa (carta documento 018966394 del 16-9-04 suspensión hasta el 13-10-04; TCL 1040 lo suspende hasta el 3-11-04; luego lo suspende del 4-11 al 9-11-04 y prórroga hasta el 16-11-04 mediante CD 024223869; luego hay un nueva prórroga hasta el 20-11-04 que surge del acta de constatación notarial nº 70 obrante en autos). Es decir que surge claramente que la razón del alejamiento del puesto de trabajo no fue la creación de la página web, puesto que la primera suspensión sin causa ocurrió el 14-9-04 y la creación de la página data del 23-9-04, encontrándome suspendido de la prestación de tareas.-
7.- Al concluir sin el acuerdo económico pretendido por la empresa a la petición de reincorporación a mi puesto de trabajo, la empleadora procede en forma extemporánea (20/11/04), a despedirme alegando una supuesta causa. La extemporaneidad del despido surge evidente en tanto y en cuanto la existencia de la página web databa del 23-09-04, es decir, dos meses antes de ser despedido.-

Es la empleadora misma la que reconoce la extemporaneidad del despido en tanto y en cuanto expresamente manifiesta -en el segundo párrafo del punto B.1.3 del responde- que “…ver impresión de la página web del día 22-10-04…”. Note V.E que dicha impresión y por ende, la toma de conocimiento por parte de la empresa de la pagina web data de un mes antes de decidir el despido en cuestión.-

Al dictar sentencia, la Sala X dice sobre el despido discriminatorio que: “...En efecto, el actor insiste en señalar que la empresa adoptó la decisión de desvincularlo de la empresa luego de tomar conocimiento de su actividad sindical a través de los medios de comunicación. Sin embargo, tal manifestación no deja de ser meramente conjetural y por lo tanto carente de eficacia convictita, dado que no se produjeron pruebas válidas en la causa que demuestren ese hecho, máxime si se aprecia que la parte actora no produjo la prueba informativa que de cuenta del día y los canales televisivos que habrían publicado el hecho, sin que sea suficiente para ello la solitaria declaración de Wasiejko (fs. 923/925)…”

No es cierto que sea una mera conjetura de mi parte la forma en que la empresa hubiera tomado conocimiento de mi actividad sindical, sino que contrariamente a ello, ha quedado la verificada la misma a traves de los videos tapes acompañados por esta parte.-

En este orden de ideas, es importante remarcar que el sucinto relato de los hechos ut-supra efectuado surge -mas que claro- de la mera lectura del intercambio telegráfico habido entre las partes y de la documental acompañada por la propia demandada.-

Y de ello surge que el desenlace del contrato laboral fue la actividad sindical por mi desplegada, y no la elucubrada y ocasional casual invocada por la empleadora, controvirtiéndose las conclusiones y analisis efectuados por el sentenciante en lo que a la enunciación de “conjeturas” se refiere.-

De todo lo supra expuesto ninguna duda cabe que el despido fue decidido en base a una conducta discriminatoria ejercida sobre mi persona por razones de mi actividad sindical, vulnerandose -de esta manera- mis derechos en lo que hacen a la protección contra el despido arbitrario y a no ser discriminado por motivos sindicales, consagrados en normas constitucionales e internacionales de jerarquía constitucional y supralegal.-
La sentencia cuya arbitrariedad se alega no solo no recepta la teoría dinámica de la prueba, sino que además se ha omitido la consideración y tratamiento de elementos relevantes y conducentes a la debida solución del litigio, tales como el pronunciamiento emitido por el INADI, las contestes declaraciones testimoniales brindadas en autos. De esta manera, de no haberse omitido el análisis y consideración de las probanzas enunciadas, ninguna duda podría plantearse en cuanto a que la decisión hubiera sido contraria a lo sostenido, es decir, que el despido es nulo por tratarse de un acto discriminatorio por parte de la empresa motivada por su conocida conducta antisindical frente a mi activismo gremial.-

Por lo todo lo expuesto es que la sentencia de la Sala X de la Excma. C.N.A.T., no resulta una derivación razonada del derecho vigente, encontrándose en este sentido conculcados derechos fundamentales; y, asimismo a través del ritualismo y dogmatismo incurrido por el Tribunal que deja firme una resolución que no provee un análisis razonado de las cuestiones oportunamente introducidas y conducentes para la correcta dilucidación del pleito, que lesiona mis derechos de raigambre constitucional como lo son el de libertad sindical (art. 16, art. 14 bis y 75, inc. 22, de la C.N.; Convenio Nº 87 y N° 98 de la O.I.T.; art. 8.3 del P.I.DE.S.C. y art. 22.3 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) resultando por tales razones un caso típico de sentencia arbitraria que hace procedente la vía intentada y denegada por el Tribunal de segunda instancia (fallos 308:1076; 310:324; 316:1609; 318:366; 319:1114; 322:440; 322:3154; 323:1625; 324:1595; 327:3166 etc.), lo que así a V.E. se solicita se lo resuelva.-

PETITORIO: Por las razones expuestas, a esa Excma. C.S.J.N. solicito:
1) Se tenga por interpuesto el presente recurso de queja por apelación denegada en legales tiempo y forma;
2) Se declare la admisibilidad de la presente queja y, por ende, el tratamiento de los agravios dirigidos al fallo dictado por la C.N.A.T., en orden a las razones que hubieran sido materia de cuestionamiento en el Recurso Extraordinario impetrado oportunamente;
3) Se revoque la sentencia en lo que ha sido motivo de tacha por arbitrariedad en el Recurso extraordinario impetrado, dejándose sin efecto la misma.-
PROVEER DE CONFORMIDAD
SERÁ JUSTICIA.